PELAYOARTE

ESPACIO DEDICADO A LA HISTORIA, AL ARTE Y A LA INVESTIGACIÓN

Bienvenidos a pelayoarte, proyecto nacido por mi pasión hacia las humanidades y la investigación, con contenido único y atractivo. Explora el sitio y todo lo que te irá ofreciendo. Ojalá te sorprenda y como a mí te ayude a encontrar tu verdadera pasión.

En la barra de menú podrá ver ampliamente mi actividad profesional y trabajos que se realizan que se resumen en:

Trabajos histórico-artísticos.

Comentarios de obras de arte de cualquier periodo y estilo.

Busqueda de documentación.

Transcripción de documentos históricos.

Investigaciones genealógicas.

Información sobre monumentos asturianos.

 

PREMIO DE INVESTIGACIÓN JUAN URÍA RÍU

ACTIVIDADES ESCULTÓRICAS EN LA ZONA SUROCCIDENTAL DE ASTURIAS  DURANTE LOS SIGLOS XVII Y XVIII: LOS TALLERES DE CANGAS Y DE CORIAS

Con este trabajo nos hemos presentado al premio de investigación “Juan Uría Ríu”, convocado por la Consejería de Cultura, Política Llingüística y Turismo del Principado de Asturias que distingue aquellos trabajos de investigación que versen sobre diferentes aspectos de la cultura asturiana, ya sean de carácter histórico, etnográfico, filológico o musical, y que faciliten la difusión y promoción del patrimonio regional.

El jurado subraya que el trabajo “descubre un mundo desconocido de arte popular”, mediante un tratamiento “impecable” de fuentes y documentos. También ensalza el rigor del estudio y el interés de su temática, así como el “importante valor añadido” que aportan los apéndices.

 
1.jpg
2.jpg

ESCULTURA BARROCA EN GRANDAS DE SALIME (IV)

LA ANTIGUA IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DEL PUENTE DE SALIME

Esta nueva entrega sobre Grandas de Salime trata sobre el retablo mayor de la antigua iglesia parroquial de Nuestra del Puente de la villa de Salime (no conservado), capital del concejo de Grandas hasta 1836. El pueblo fue soterrado cuando se construyó embalse del Salto de Salime, iniciado a finales de 1945. En esta villa estaba el puente de Salime que durante más de tres siglos fue el único puente que cruzaba el río Navia en los últimos setenta kilómetros de su curso. El puente fue construido en la primera mitad del siglo XVI, derruido en 1936 y posteriormente reconstruido en 1938. Finalmente, desapareció bajo las aguas del embalse.

El retablo mayor de la iglesia parroquial fue realizado hacia 1660 y en él intervino Pedro Sánchez de Agrela (San Pedro de Mor, Lugo; h. 1610-Cudillero, 1661) y su taller. Este escultor fue yerno de Juan de Castro, autor en 1626-1630 del retablo mayor de la colegiata de San Salvador de la villa de Grandas e iniciador del denominado Taller de Cangas del Narcea. Agrela introdujo en el suroccidente de Asturias el retablo contrarreformista y de los modelos naturalistas castellanos del gran escultor Gregorio Fernández que conoció de manera indirecta a través de la obra del gijonés Luis Fernández de la Vega, discípulo de Fernández en Valladolid, como se ve en su obra más destacada, el retablo mayor de la iglesia parroquial de Santa María Magdalena de Cangas del Narcea (1643-1647).

El 24 de noviembre de 1662, Francisca de Castro, viuda de Agrela, e hija de Castro, dio un poder a Alonso Queipo y Mon para cobrar de la parroquia de Salime las cantidades que debían a su esposo «de la obra de ensenblaje del retablo que yço el suso dicho en la dicha yglesia de Nuestra Señora de la Puente, a tasación de personas y maestros peritos en el arte y en la conformidad que le pareciere para la dicha tasaçión» (Pelayo FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ, Actividades escultóricas en la zona suroccidental de Asturias durante los siglos XVII y XVIII. Los talleres de Cangas y de Corias, Tesis doctoral inédita, Universidad de Oviedo, 2014, pp. 355-356).

Cuando desapareció la iglesia, algunas de sus imágenes fueron trasladadas a la colegiata de Grandas, donde se conservan hoy día. Se trata de una Inmaculada Concepción que sigue el modelo naturalista castellano del siglo XVII y una Santa Lucía que creemos podrían pertenecer al retablo contratado por Sánchez de Agrela. No obstante, la calidad de estas imágenes es inferior al resto de sus obras, denotando la intervención de sus oficiales.



DOCUMENTO


1662, noviembre, 24. Cangas de Tineo (hoy, del Narcea)


Poder de Francisca de Castro, viuda de Pedro Sánchez de Agrela, a Alonso Queipo y Mon, vecino de la villa de Salime (Grandas de Salime), para cobrar las cantidades que quedaban por pagar de un retablo que Agrela hizo para la parroquia de Nuestra Señora de la Puente de dicha villa.

AHA: ante Francisco Rodríguez Carballo, caja 13.470, fols. 412-413.


«En la uilla de Cangas, a veynte y cuatro días del mes de nobienbre de mill y seiscientos y ssesenta y dos años, ante mí, el escriuano público del número, y testigos, pareció presente Francisca de Castro, vecina desta dicha villa y biuda de Pedro Sánchez de Agrela, escultor y maestro architecto, vecino que fue de hella, difunto, y como curadora que es de sus hijos y del dicho su marido de que yo, escriuano, ago fee destar disçernida la dicha curadoría, según pasó por testimonio a que me refiero, y como tal curadora dijo: que en la mejor forma que puede y en derecho aya lugar daua y dio y otorgó todo su poder cumplido, bastante y en forma, el que de derecho se rrequiere y para el casso es necesario, a Alonso Queypo y Mon, vecino de la uilla de Salime, para que en nombre de la otorgante y para ella misma como tal curadora de los dichos sus hijos y del dicho su marido y representando su misma persona pueda recibir, aber y cobrar del mayordomo o mayordomos que an sido y al presente fuere o suçedieren en el dicho ofiçio de la fábrica de Nuestra Señora de la Puente de Salime la cantidad o cantidades que se restaban y restan a deber al dicho Pedro Sánchez de Agrela, su marido, y a ella como tal curadora de sus hijos, en cuyo derecho suçedieron, de la obra de ensenblaje del retablo que yço el suso dicho en la dicha yglesia de Nuestra Señora de la Puente, a tasación de personas y maestros peritos en el arte y en la conformidad que le pareciere para la dicha tasaçión; y ajustar las quentas y gastos de lo que constare tener recivido el dicho Pedro Sánchez de Agrela, su marido, por cartas de pago firmadas de su nombre, o por ante escribano o en otra manera que constare por rraçón lejítima de los dichos mayordomos, o de otra qualquier persona a cuyo cargo estubiere la paga del alcançe que se les hiciere; y de lo que en sí hubiere y cobrare pueda dar y dé su carta o cartas de pago, rasa y finiquito y costas, a los que pagaren como fiadores del otorgante; y no paresçiendo la paga de presente, la pueda confesar y con- | fol. v.º fiese y çerca del casso renuncie la excepción del Dolo y leyes de la Non numerata Pecunia, Prueba de la paga, Non numerata Pecunia y las demás que ablan en raçón del çasso, según y como en ellas se contiene […].

Y ansí la otorgó en bastante forma quanto conbenga para el casso y en derecho sea neçessario, aunque aquí no baya espresado, siendo testigos Luys Álbarez el Rillo y Alonso Menéndez Cortón y Juan Sánchez de Agrela, yjo de la otorgante, vecinos desta dicha villa y estantes al presente en ella, a los quales y a la otorgante, que dijo no sabía firmar, yo, escribano, doy fee conozco; firmó a su ruego el dicho Juan Sánchez de Agrela. Ba emendado maestro, valga.


Como testigo y por la otorgante, Juan Sánchez de Agrela [rubricado].


Ante mí,

Francisco Rodríguez Carballo [rubricado].»

 
6.jpg
8.jpg
7.jpg
1.jpg
2.jpg
3.jpg
4.jpg
5.jpg

ESCULTURA BARROCA EN GRANDAS DE SALIME (III)

DOS INMACULADAS BARROCAS EN LA PARROQUIA DE TRABADA

En la parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Trabada hay dos imágenes de la Inmaculada Concepción de las dos principales escuelas barrocas españolas de la primera mitad del siglo XVII, la castellana y la andaluza. A la primera pertenece la Inmaculada Concepción de la sacristía de la iglesia parroquial de Trabada, vinculada con círculo del escultor gallego Mateo de Prado (Sobrado, La Coruña; doc. en 1635-1677) y en la que manifiesta el modelo naturalista del gran escultor Gregorio Fernández (1576-1636). A la segunda y al foco de Granada pertenece la Inmaculada Concepción de la capilla de Folgosa, firmada en la parte frontal de la peana por el escultor Alonso de Mena y Escalante (1587-1646), padre del afamado artista Pedro de Mena y Medrano (1628-1688), y que sigue al pie de la letra la imagen de la Inmaculada de la iglesia de San Matías Granada.


La imagen de la Inmaculada Concepción de la iglesia de Trabada (mediados del siglo XVII; madera tallada, dorada y policromada; encarnación mate; complementada con tela en el cuello, pegado al reborde superior, a modo de puntilla; 93 cm, aprox., de altura) es una buena talla que sigue los modelos y el estilo del naturalismo barroco castellano de Gregorio Fernández, pudiendo relacionarse con el ámbito de influencia del taller del escultor Mateo de Prado, uno de los mejores discípulos de Fernández y el responsable de introducir su estilo y modelos naturalistas en Galicia. Los ropajes están trabajados a manera del naturalismo barroco, sobre todo en la parte inferior donde se produce una verdadera eclosión y en donde los efectos de claroscuro son mayores. El manto se quiebra con los característicos pliegues zigzagueantes. La peana formada por una nube con tres cabezas de ángeles también está tomada de los modelos de Fernández. La fisonomía de las cabezas y los cortos cabellos que se extienden desde la nuca y les caen por al frente en forma de cortos mechones son de clara filiación naturalista.

La imagen está dorada, policromada y estofada. El manto se policroma con el característico color azul y reborde estofado y policromado, omitiéndose las habituales estrellas doradas. Por su parte, la túnica de aspecto dorado esta policromada con un rameado de hojas y flores mediante vivos colores y a punta de pincel. Pero lo más destacado es la representación, mediante la misma técnica, de emblemas marianos y símbolos lauretanos: el jardín, la fuente, el pozo de agua viva, el olivo, el lirio, la rosa, la torre de David, la puerta del cielo, etc. Finalmente, la encarnación es mate, de filiación naturalista. La imagen está muy deteriorada: manos desencajadas, corona nueva de latón, falta de la aureola de rayos, le falta el cuerno izquierdo de la luna y, en general, abundante suciedad.


La Inmaculada Concepción, de la capilla de Folgosa es una escultura firmada, en la parte frontal de la peana, por el escultor Alonso de Mena y Escalante «Ao D MENA». El descubrimiento de esta imagen (madera tallada, dorada y policromada; 87,5 cm aprox. = 1 vara castellana) data de 1996-1997, siendo restaurada e identificada por María José Rodríguez Ruitaña. Javier González Santos argumentó que tras su llegada a Asturias se podría esconder la personalidad de Domingo Antonio Rodríguez Aumente, escritor y genealogista de mediados del siglo XVIII y natural del concejo de Grandas, o Álvaro Queipo de Llano y Bernardo de Quirós, corregidor de Madrid y Granada (Javier GONZÁLEZ SANTOS, «Templo parroquial de San Salvador de Grandas. Capilla de la Inmaculada en Folgosa. Templo parroquial de Santiago de Pezós», Asturias concejo a concejo, vol. 17, RIDEA, Oviedo, 2010, p. 138). Estas hipótesis quedan resueltas tras averiguar que fue comprada a finales del siglo XIX por el bisabuelo de una vecina de Folgosa en un anticuario de Sevilla.

Alonso de Mena (1587-1646) se formó en Sevilla en el taller de Andrés de Ocampo (h. 1550-1623) aunque sus esculturas también manifiestan un modelado de notable blandura y un rostro profundamente humano, tomado de la obra del jienense Pablo de Rojas (h. 1549-h. 1611). De las esculturas de Alonso de Mena destacan: la Virgen de Belén (1615, convento de la Merced de Granada; hoy en día, en la iglesia de San Cecilio); la Inmaculada Concepción (1626, monumento del Triunfo de la Inmaculada Concepción de Granada); la Inmaculada (hacia 1630, iglesia de San Matías de Granada); el Cristo del Desamparo (1635, para el corregidor de Fariñas; hoy en día, en la iglesia de San José de Madrid) y el Santiago a Caballo (1640, catedral de Granada). También trabajó para la catedral de Granada, donde en 1630 hizo la escultura de los armarios-relicarios de la capilla Real.

Precisamente, la imagen de Folgosa reproduce la Inmaculada de la iglesia de San Matías de Granada. Ambas imágenes van ataviadas con una túnica de mangas muy anchas, que dejan entrever otras más estrechas, y manto. Los plegados de las telas se hacen con forzada geometrización, sobre todo en la zona de contacto con las nubes y los ángeles. La cabellera les cae sobre los hombros y la espalda en amplios y rizados mechones, e incluso en ambas imágenes aparece una gargantilla adornando el cuello de la virgen. Las manos están en posición frontal. Muestra expresión de candor y dulzura. Finalmente, lleva un acentuado contraposto marcado por la pierna izquierda y apoyada sobre unas nubes, luna con los picos hacia arriba y tres cabezas de ángeles.

La talla de Folgosa queda realzada por una excepcional policromía, de bellos estofados hechos a base de pincel y garfio que en opinión del profesor Javier González Santos podría deberse a la maestría de Pedro de Raxis (1555-1626), el mismo que policromó la Inmaculada de San Matías de Granada. La túnica es dorada y estofada y policromada con flores rojas y verdes. En sus galones utiliza la técnica de la barbotina, es decir adornos en relieve,  mientras que en la túnica emplea el color azul y rojo en su parte vuelta. Las carnaciones se hacen en tonos claros con las mejillas sonrosadas.

 
1.jpg
2.jpg
3.jpg
4.jpg
5.jpg
6.jpg
7.jpg
8.jpg
9.jpg

ESCULTURA BARROCA EN GRANDAS DE SALIME (II)

LOS RETABLOS DE LA CAPILLA DE SAN LORENZO
NOGUEIRÓN/NOGUEIRÓU

En esta segunda parte sobre la escultura barroca en el concejo de Grandas de Salime, hablamos de los retablos de la capilla de San Lorenzo de Nogueirón/Nogueiróu, parroquia de San Salvador de Grandas. El mayor y el colateral, donde se venera a un Apóstol, son del escultor Antonio Fernández de Pumarega, siendo ambos un trasunto del retablo de Nuestra Señora de la Soledad de la iglesia de Santiago de Pesoz hecho por Pumarega en 1709. El otro retablo de la capilla (de Santa Bárbara), en cambio, es posterior, de hacia 1750-1760 y relacionado con otro de los escultores que trabajaron en el concejo de Grandas de Salime, José Fagín Becerra.

Desconocemos la procedencia de Pumarega que no aparece recogido en ningún estudio y la pérdida casi total de los protocolos notariales de Grandas de Salime y Pesoz impide conocer algo más sobre él. Su apellido, Pumarega, es el nombre de una parroquia en la Mariña de Lugo con advocación a Santa María. Ello nos ha hecho pensar que su apellido pueda referirse a esta parroquia donde quizás pudo haber nacido.

Su obra documentada es muy escasa. En 1709 realizó los retablos de Nuestra Señora de la Soledad y San Sebastián (no conservado) para el templo parroquial de Santiago de Pesoz (Archivo Parroquial de Grandas de Salime: Libro de fábrica de la iglesia de Santiago de Pesoz [1645-1723], fols. 167, 169, 170-170v.º y 173v.º). En ese mismo año también realizó el Monumento de Semana Santa y dos confesionarios para la misma iglesia. Trasuntos del retablo de Pesoz son el de Nuestra Señora del Carmen de la iglesia de San Martín del Valledor (Allande), el mayor de la iglesia San José de Brañavieja (Pesoz); y los citados de Nogueirón.

A parte de arquitecto de retablos, fue escultor aunque sus imágenes son bastante triviales, inexpresivas y traen el recuerdo de las imágenes prenaturalistas del primer cuarto del siglo XVII. Carecen de proporción y se envuelven en pesados atuendos con pliegues simples y esquemáticos.


Retablo mayor de la capilla de San Lorenzo de Nogueirón.


Seguramente, este retablo (madera tallada, dorada y policromada; 310 cm, aprox. de anchura), se realizó alrededor de 1715, cuando Pumarega realizó el retablo colateral en la misma capilla. Se estructura en banco, dos pisos y tres calles y un remate a modo de florón. Retablo caracterizado por su abigarrada decoración, estructurado con columnas salomónicas, ornamentadas con pámpanos y hojas de trébol que descansan en unas ménsulas vegetales decoradas con cuentas de perlas. Abundan los colgantes de cartuchos de hojarasca, flores y frutilla y florones cactiformes decorados con cuentas, de gusto barroco. El sagrario es de planta cuadrangular, flanqueado por columnas salomónicas, y en su puerta se representa, en relieve, una Inmaculada según el modelo naturalista castellano dentro de un frontispicio estructurado con estípites de cariátides.

En el retablo se veneran a Nuestra Señora, en la hornacina principal (popular), y a sus lados, a San Lorenzo (coetáneo) y una imagen de Santa Mónica que la devoción popular ha convertido, mediante la indumentaria y el añadido del rosario, en una Virgen de este misterio; en el segundo piso a San José con el Niño, un Crucificado y un Apóstol (coetáneos). Son imágenes populares que reproducen los modelos icónicos del naturalismo barroco del tercio central del siglo XVII.

De gran interés es la mesa del altar que conserva contrahecho a punta de pincel los damascos textiles con que se arreglaban los más ricos. Lleva esta inscripción: «† / Venite ado / remvs regem / regvm qvipalma /martirii beatvm / patronvm nos- / trvm coronavit / hispanvm lav / rem tivm.» (Venid adoremos al Rey de Reyes que coronó con la palma del martirio, a nuestro santo patrono el español Lorenzo).

El retablo conserva la policromía original, excepto las imágenes que han sido repintadas recientemente.


Retablo colateral de la capilla de San Lorenzo de Nogueirón.


Este retablo (madera tallada, dorada y policromada; 190 cm, aprox. de anchura) fue realizado en 1715, según la inscripción pintada en el espejo del florón del ático («I H S / 1715»). Su estructura y decoración es una repetición del retablo mayor de esta capilla.

Las imágenes de San Marcos y Santo sin identificar son de finales del siglo XVI. En Cambio, la del Apóstol, de la hornacina central (78 cm, aprox.), acaso sea del propio Pumarega o de producción gallega, coetánea al retablo.


Retablo de Santa Bárbara de la Capilla de San Lorenzo de Nogueirón.


De hacia 1750-176. Aunque desconocemos su autor material, su parecido tanto en estructura como en decoración con algunos retablos del concejo de Ibias, como los de Santa Comba, nos hace ponerlo en relación con los modelos practicados por el taller del escultor José Fagín Becerra (La Coruña, activo entre 1761-1780), el maestro más destacado en el valle del Navia durante la segunda mitad del siglo XVIIII y con abundante obra en los concejos de Grandas de Salime e Ibias.

Estructurado con estípites y decorado con motivos vegetales y veneras. En él, se veneran las imágenes de Santa Bárbara, en la hornacina central, representada con su principal atributo, la torre; y a sus lados las de San Antonio de Padua y un Santo dominico. En el ático, el Crucificado.

 
1A.jpg
2A.jpg
3A.jpg
4A.jpg
5A.jpg

ESCULTURA BARROCA EN GARNDAS DE SALIME (I):
EL ESCULTOR JOSÉ ANTONIO RODRÍGUEZ PATIÑO

 (San Jorge de Sacos, Pontevedra; doc.  1763-1767)

En esta mención queremos dar noticia del desconocido escultor José Antonio Rodríguez Patiño, natural de San Jorge de Sacos, cuya actividad se documenta entre 1763-1767.

Hasta la fecha solo sabíamos que el 23 de abril de 1767, ajustó el antiguo retablo del hospital de San Bartolomé de Lugo, por 7.500 reales de vellón (María Teresa GARCÍA CAMPELLO, «Lugo y su entorno: los artistas del siglo XVIII y su obra a través de los protocolos notariales», Boletín del Museo Provincial de Lugo, n.º 12, Lugo, 2005, pp. 57-58). Ahora hemos documentado las imágenes de Nuestro Padre Jesús Nazareno, el Salvador y la Soledad que realizó para la colegiata de San Salvador de Grandas de Salime y de las que también se conoce documentación sobre su policromía y vestidos.


La imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, venerada en la hornacina derecha del retablo de la Pasión (152 cm, aprox. de anchura; madera tallada y policromada, complementada con postizos [ojos de pasta vítrea, corona de espinas de cuerda y clavos, y pelo natural]) fue adquirida por la parroquia de Grandas en 1764.

Es una imagen de vestir de tamaño un poco menor que el natural, con las manos, pies y cabeza tallados, y el resto un simple armazón de madera. Con ambas manos sujeta una cruz apoyada sobre el hombro izquierdo. Se constata cierta rigidez. Es una imagen realista, con una expresión viva de dolor, de ensimismamiento y sufrimiento. El rostro es anguloso, demacrado, con la boca entreabierta, pómulos salientes y ojos hundidos. También se puso una bisagra en la cruz para que la imagen pudiera encajar en el retablo.

La imagen fue policromada en 1778, cuando la parroquia de Grandas  pagó 80 reales a Blas Fernández Castelao (San Martín de Oscos, activo entre 1763-1811) por su encarnación y pintura. La policromía se caracteriza por sus tonalidades mortecinas. La imagen se complementa con pelo natural, corona de espinas con cuerda y clavos y ojos de pasta vítrea.

Se documenta la indumentaria original que junto a la de la Soledad costó 625 reales y 22 maravedíes y fue adquirida en Oviedo, en 1764, al mercader Bernabé Suárez por 68 reales.

La imagen fue restaurada por la Escuela-Taller de Valdediós entre 1991-1994 (limpieza y tratamiento para la carcoma).


Por su parte, Nuestra Señora de la Soledad, venerada en el mismo retablo (115 cm, aprox. de anchura; madera tallada y policromada, complementada con postizos [ojos de pasta vítrea]) también fue adquirida por la parroquia de Grandas en 1764.

Es una imagen de bastidor, con el rostro y manos talladas. El rostro transmite una expresión de dolor muy convencional, con la mirada perdida y resaltada con el empleo de la pasta vítrea. La policromía con tonalidades mortecinas contribuye a conseguir la expresión patética del rostro y también fue realizada en 1778 por Blas Fernández Castelao. Los vestidos también fueron adquiridos en Oviedo al mercader Bernabé Suárez. La imagen está mal aparejada y vestida, lo que resta calidad al conjunto. También fue restaurada por la Escuela-Taller de Valdediós entre 1991-1994 (limpieza y tratamiento para la carcoma).

Finalmente, San Salvador, situada en una hornacina abierta en el lado septentrional de la capilla mayor (83 cm, aprox. de anchura; madera tallada, dorada y policromada, complementada con postizos [ojos de pasta vítrea]) también fue adquirida en 1764 para sustituir la titular del retablo mayor, de Juan de Castro (1628-1630), que los documentos dicen que estaba carcomida.

Patiño intentó captar el movimiento corporal mediante la flexión de la pierna izquierda en una figura que, en realidad, resulta estática. Viste una pesada túnica ceñida al cinto y un pesado manto. En la mano izquierda porta el cosmos y con la diestra realiza el gesto de bendición. Es una imagen un tanto afectada, con la boca entreabierta, ojos abiertos y arrugas en la frente. La barba y el cabello están tallados como los de la cabeza del Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Seguramente, también fue policromada por Blas Fernández Castelao. La encarnación es mate. Se complementa con ojos de pasta vítrea.



DOCUMENTACIÓN: APGS. Libro de fábrica de la colegiata de San Salvador de Grandas de Salime (1759-1865), fols. 57 (escultura), 58 (vestidos) y 249 (pintura).


BIBLIOGRAFÍA: RAMALLO Escultura barroca, 1985, p. 580; GONZÁLEZ SANTOS, «Templo parroquial de San Salvador de Grandas. Capilla de la Inmaculada en Folgosa. Templo parroquial de Santiago de Pezós», en Grandas de Salime. Pesoz, «Asturias concejo a concejo», vol. 17, 2010, p. 133.

 

UNA ESCRITURA NOTARIAL DE 1620 PARA HACER UN HÓRREO EN TÉRMINOS DE ABLES (LLANERA)

A continuación publicamos la primera de las escrituras protocolarizadas en Oviedo para construir un hórreo.

Se trata del contrato entre Andrés Álvarez Castañera, procurador de Oviedo, y el carpintero Toribio Suárez, vecino de Oviedo, para hacer un hórreo de cuatro pies, «del tamaño y hechura de otro que tiene pintado», en el lugar de Ables (Llanera) por 11 ducados.

Contrato importante ya que se citan algunas de las condiciones para construir dicho hórreo.

 

LA QUINTA DE SELGAS Y SUS COLECCIONES

Presentada la memoria La quinta de Selgas y sus colecciones, encargada por la Consejería de Cultura, Política Llingüística y Turismo del Principado de Asturias para la tramitación del expediente de Bien de Interés Cultural.

El objetivo de esta memoria es narrar la historia de La Quinta de Selgas, erigida en la localidad de El Pito/El Pitu (Cudillero/Cuideiru), uno de los conjuntos artísticos y culturales más importantes de la región, desde la construcción del palacete en 1883 por los hermanos Fortunato y Ezequiel de Selgas Albuerne, mecenas y promotores de importantes obras sociales en la segunda mitad del siglo XIX, hasta la formación el 23 de octubre de 1991 de la Fundación Selgas-Fagalde por Carmen y Manuela Fagalde Herce, nueras de Fortunato de Selgas. Para ello, nos hemos servido de las fuentes bibliográficas y noticias históricas, detallando sus principales características y resaltado el valor de sus colecciones (pinturas, esculturas y artes decorativas) para la incoación del expediente de tramitación de Bien de Interés Cultural.

La Fundación Selgas-Fagalde nació con la intención de conservar el legado cultural de la familia Selgas, manteniendo el propósito con el que fue concebido, y la divulgación de un amplio patrimonio para ponerlo al servicio de la sociedad. En ese año, Carmen y Manuela donaron el conjunto de La Quinta (el palacete, el pabellón de tapices, los jardines, el parque, la iglesia y las escuelas, así como todas las colecciones artísticas y elementos documentales y bibliográficos que la integran), a una fundación asturiana en la que participa la Universidad de Oviedo, la Iglesia y el Gobierno del Principado de Asturias cuyo lema es «Facilitar la cultura es hacer patria».

IMG_3214.JPG
IMG_3190.JPG
IMG_3180.JPG
IMG_3208.JPG
IMG_3200.JPG
IMG_3168.JPG
 

UN NUEVO RETABLO DE  MANUEL DE RON

EL RETABLO MAYOR DE LA IGLESIA DE SAN ESTEBAN DE LA RIERA DE BABIA (LEÓN)

Manuel de Ron fue uno de los escultores asturianos más destacados. Nació en Peján/Pixán (Cangas del Narcea) hacia 1645 y falleció en la villa de Cangas, el 10 de enero de 1732, siendo hijo de Juan de Ron y Magdalena de Llano. Residió en las calles del Mercado y del Puente de la villa de Cangas. Contrajo matrimonio en tres ocasiones siendo el más destacado el de 1687 con María Ana Sánchez de Agrela, hija del escultor Pedro Sánchez de Agrela (San Pedro de Mor, Lugo, h. 1610-Cudillero, Asturias, †1661), iniciador de la actividad escultórica en Cangas del Narcea y de lo que se conoce como Primer Taller de Cangas del Narcea.

Ron contribuyó a la consolidación y difusión del retablo barroco de orden salomónico emanado de los retablos principales (mayor y colaterales) del monasterio de Corias/Courias, realizados en 1677-1679 por los maestros bercianos Francisco González y Pedro del Valle. Pero Manuel de Ron también cultivó la escultura de manera digna, decantándose hacia el ciclo mariano y los santos devocionales y populares. Empleó la madera para los retablos, imágenes y mobiliario y la piedra para la heráldica. Sus trabajos más destacados están en el concejo de Cangas del Narcea, siendo el diseño del retablo mayor del santuario de Nuestra Señora de El Acebo, en Cangas del Narcea, (1687) su obra de referencia.

En el presbiterio de la iglesia parroquial de San Esteban de La Riera de Babia se conserva un retablo barroco hecho por este ensamblador hacia 1705. Es una derivación de los retablos principales del monasterio de Corias/Courias, Un modelo que Ron ya había empleado en el retablo mayor de la iglesia de Limés/Llumés (Cangas del Narcea), en 1701: frontis salomónico y ático semicircular con una hornacina central entre machones. Las ménsulas de acantos entrecruzados, los roleos del banco, compuestos por hojas que brotan y rematan en motivos florales, y el gran florón en el remate son motivos recurrentes en los retablos de este ensamblador. Además incorpora los roleos vegetales en el entablamento, las cabezas de ángeles en el florón central y en los pilares del ático unos mascarones vomitando cartuchos de frutas y hojas que repetirá en el retablo mayor de la iglesia de Santiago de Cerredo (Tineo/Tineu, Asturias), en 1725, uno de sus últimos trabajos.

1.jpg
 

RETABLOS E IMAGINERÍA

CONCEJOS DE ALLANDE, ALLER Y GOZÓN

Ya están disponibles las tres primeras galerías sobre los principales retablos y esculturas de los concejos de Allande, Aller y Gozón.

Próximamente, nuevas imágenes de retablos y esculturas de otros concejos asturianos.

 
Buscar